¿Qué es ser un prestamista?

¿Qué es ser un prestamista?

agosto 13, 2018 0 Por leomeseta

En la cultura popular la palabra «prestamista» no es muy bien vista. Su sola mención nos provoca cierta incomodidad, algo así como un nudo en el estómago ligado a un susto en el corazón con cierto nerviosismo en la cabeza.

Esto se debe seguramente a cierta mala fama de esos prestamistas que aparecen en las películas de Hollywood, aunque lo más probable es que influya mucho el hecho de que necesitar un prestamista es algo que evitamos ya que eso implica «pedir dinero prestado» a cambio de intereses y dando algo en garantía. Esa es una situación que nos hace sentir débiles y vulnerables ante el «malvado capitalista prestamista».

que-es-ser-un-prestamista

Pero esto no es completamente cierto, un prestamista no es necesariamente una mala persona. Es verdad que «business are business» y que el prestamista debe hacer su trabajo pero esto no tiene porque ser mal visto ni confundirse con usura. Analicemos lo que es ser prestamista.

Concepto de prestamista

En líneas generales un prestamista es alguien que presta algo tangible. Pero en lo que respecta a los negocios nos gusta tomar la definición de la Real Academia Española: “persona que da dinero a préstamo”. Este concepto, bastante corto, se puede ampliar en sus partes para hacerlo más legal.

Debemos entender que las palabras se las lleva el viento, y es por eso que los prestamistas deben avalar sus préstamos con contratos legales donde se definan las reglas del juego, es decir, donde se establezcan los montos del capital, intereses y plazos que se deben cumplir para que la persona que recibe el préstamo (prestatario) cumpla con sus obligaciones y honre sus compromisos.

Es conveniente aclarar que un prestamista puede ser un individuo pero lo más lógico es que sea una institución bancaria.

Tipos de prestamistas

  1. Prestamistas bancarios: los bancos son el ejemplo más legal de la figura del prestamista. En la actualidad, son las instituciones más usadas para solicitar préstamos que sirven para crear o ampliar nuestros negocios, financiar la compra de bienes, etc.
  2. Prestamistas no bancarios: son personas que prestan su dinero usando plataformas de financiación corporativa. Figuras como el crowdlending son un ejemplo de estos nuevos tipos de financiamiento.
  3. Prestamistas a título individual: este es el típico prestamista que se nos viene a la cabeza. Es un individuo que presta dinero a personas jurídicas o naturales, y que por lo general solicita algún bien en garantía. Hoy en día, se debe tener ojo avizor con personas que mandan correos ofreciendo préstamos ya que suelen ser fraudes.

Portales online de préstamos

Y dada la comprensible intención de muchos de ganar dinero por internet, es más que natural que hayan surgido en los útlimos años innumerables portales online en los que prestamistas e interesados en préstamos pueden «encontrarse» y llegar a un acuerdo de crédito.

Estos portales traen consigo la ventaja de que aumentan la transparencia en el mercado al hacer muy fácil la comparación de costos. Por otro lado hay que estar muy atentos con respecto al tema de la seguridad para no terminar siendo estafado.

En conclusión, no debes temer a los prestamistas. Ellos cumplen y han cumplido una función que ha servido para ayudar personas en apuros económicos e impulsar proyectos que luego han dado jugosos dividendos.