Préstamos personales para viajes

Préstamos personales para viajes

El mundo es ahora más pequeño que nunca, de tal forma que la facilidad de las comunicaciones, el descenso de los precios de los billetes aéreos y la posibilidad de comparar precios gracias a internet permite que casi cualquier destino esté al alcance de personas que antes no podían permitírselo.

A la hora de planear un viaje de cierto calado puede resultar una opción muy interesante solicitar un préstamo personal a una entidad bancaria o a alguna de las financieras que operan en España.

prestamos-personales-para-viajes

Lo que debemos saber

Acudir a una financiera o a un banco o caja a solicitar un préstamo personal no es una cuestión descabellada, y afortunadamente los plazos se han reducido mucho de un tiempo para acá.

A la hora de valorar la posibilidad de solicitarlo conviene aclarar unos conceptos para que podamos hacer una lección acorde a nuestra economía.

TIN (Tipo de Interés Nominal): Indica el porcentaje que recibe el banco por ceder el dinero. Sí, hay préstamos con TIN al 0%, pero suelen llevar gastos asociados en comisiones.

TAE (Tasa Anual Equivalente): Tiene en cuenta el TIN de la operación, la periodicidad de los pagos, las comisiones bancarias por cancelación o amortización, y los gastos de la operación. Es el factor clave a tener en cuenta a la hora de solicitar el préstamo.

Comisiones: Es un importe que se nos cobra a la hora de formalizar el préstamo, normalmente en concepto de estudio del mismo.

Ventajas de solicitar un préstamo personal para viajar

Los trámites se suelen agilizar mucho, de tal manera que podemos tenerlo resuelto incluso en pocos minutos si acudimos a nuestro servicio de banca online. Las personas que tienen nómina domiciliada en una entidad disponen de una cantidad preconcebida en su área personal, de tal forma que podemos tomar la cantidad que necesitemos, ajustar los plazos y el tiempo y queda automáticamente ingresado en nuestra cuenta corriente.

¿Y la tarjeta de crédito para financiar un viaje?

Si el monto de nuestro viaje no es demasiado elevado podemos hacer uso de la tarjeta de crédito, normalmente tienen un disponible que suele llegar hasta los 6.000 euros. También es posible fraccionar los pagos de manera cómoda, aunque el interés a pagar suele ser muy elevado en comparación con un préstamo personal. Se han llegado a ver entidades que llegaban a cobrar un interés del 26,8%, hechos que en muchos casos han acabado en los juzgados y con sentencias favorables a los solicitantes.

No, la tarjeta de crédito no es una mala opción siempre y cuando se utilice bien. Además, podemos hacer uso de los seguros de viaje que llevan asociados si pagamos con ella el viaje. Puede ser una opción a tener en cuenta en caso de retrasos de vuelos, pérdidas de equipaje u hospitalizaciones en el extranjero.

Requisitos a la hora de solicitar un préstamo para un viaje

Lógicamente el banco u entidad necesita una garantía de cobro, por lo que habrás de acreditar que dispones de unos ingresos periódicos. Asimismo hay que ser residente en España y ser mayor de edad. El banco u entidad financiera comprobará que no estas en ningún registro de morosos, ya sea ASNEF o RAI (ver también Préstamos con ASNEF).

Mucho cuidado con dejar de pagar alguna letra de algún recibo de telefonía o servicios de internet. Si tienes una diferencia con compañía es mejor llegar a un acuerdo antes que dejar de pagar, accederás a este registro de morosidad y tu capacidad de crédito puede verse anulada.

Entidades que conceden préstamos personales para viajes

Normalmente podrás resolver tus necesidades de financiación con tu banco o caja, solo habrás de solicitar en tu área personal el préstamo y podrás destinarlo a tu viaje. Aun así, hay muchas entidades que ofertan este tipo de productos con condiciones dispares.

Estas son las opciones que pueden resultar más atractivas: