Prestamistas

Prestamistas

febrero 19, 2019 0 Por Laura

Seguro que en alguna ocasión te has visto en la tesitura de necesitar una suma pequeña de dinero para un gasto imprevisto, y has tenido que dar mil explicaciones a familiares o a amigos. Esto es algo que podrías haber evitado si lo hubieras resuelto tratando con un prestamista particular.

Prestamistas

Estas personas o entidades, se encargan de facilitar pequeños montos de dinero a las personas en un tiempo rápido y solicitando poco papeleo. En el texto que sigue, vamos a conocer toda la información relativa al término prestamistas que se baraja en España.

Prestamistas en España

Quizás el concepto de prestamistas en España está deteriorado en cuestión de imagen por algunas noticias que han salido en la prensa. Pero esto se ha quedado en el pasado, y hoy en día solicitar a particulares un pequeño crédito (ver «qué es un crédito«), es una acción que muchos realizan en un determinado momento. Se trata de un procedimiento rápido, sencillo y que pretende evitar las complicaciones de acudir físicamente a una entidad financiera.

Si quieres conocer a mayor profundidad sobre el tema, puedes leer nuestro post sobre ¿Qué es ser un prestamista?. Por otro lado, antes de iniciar con la explicación detallada del tema, queremos dejar en claro que existen muchos tipos de prestamistas, adaptados a las necesidades del usuario. Por eso, al momento de escoger uno debes tener en consideración si realmente cumple con los requisitos que exiges, y si es 100% confiable.

Hoy día, comprobar la fiabilidad de un prestamista es muy fácil. Sólo basta con investigar un poco en Internet y listo. Tienes en tus manos información útil y avalada por otras personas.

Prestamistas particulares

Los prestamistas particulares, son personas que deciden invertir su dinero en ayudar a otras personas a las que se les presenta un gasto inesperado y no tienen tiempo de tramitar un crédito en el banco.

El procedimiento de trabajo con ellos es bastante sencillo y lo puede realizar cualquier persona. Simplemente accediendo a una web y completando una serie de datos, se tiene todo listo. Este tipo de préstamos están a la orden del día y pueden ser una buena solución para aquellas personas que precisen un monto de dinero no demasiado elevado en un determinado momento de su vida.

Prestamistas privados serios y fiables

Muchos de nosotros podemos tener el concepto de que los préstamos privados, al tener menor regulación y no precisar de una documentación lo suficientemente laboriosa, tienen una menor fiabilidad.

Pero esto no es así. Los préstamos privados son serios y fiables, ya que en el momento en que se llega al acuerdo, tanto el prestamista como la persona solicitante tienen una serie de obligaciones y derechos. De hecho, al ser importes bajos de dinero, el tiempo en que se alarga la devolución del mismo no suele ser demasiado.

Con ello, no genera dificultades o distensiones entre ambos. En consecuencia, uno de los motivos de su conservación en el tiempo dentro de Europa, ha sido la fiabilidad y confianza que da su solicitud.

Aparte de eso, te dejamos a continuación un video donde se explica qué usan los prestamistas para decidir la cantidad de dinero que pueden prestar a una persona.

Prestamistas privados con ASNEF

Uno de los motivos que te puede estar generando problemas, es que quizás te hayan incluido en algún fichero de morosidad y creas que eso no te permite acceder a este tipo de préstamos. Pero estás equivocado.

De hecho, los prestamistas privados también financian a personas que están incluidos en ASNEF (ver préstamos ASNEF) por impago de alguna deuda. Generalmente, el riesgo para el banco y motivo por el que no lo conceden, es que puedes estar ante problemas para devolver el crédito. Pero al ser importes que por norma no alcanzan los 1000 euros en total, la devolución de los mismos también suele ser más sencilla que préstamos mucho mayores.

En España, es relativamente sencillo que te incluyan en este tipo de ficheros y la salida de los mismos se demora bastante en tiempo. Con ello, la mentalidad de los prestamistas privados es ir reduciendo el acceso a créditos para estas personas, así genere pérdida de clientes que a futuro serán muy potenciales.

Las listas de morosidad pueden ser un fondo complicado del cual poder salir. Pero, no por ello, se debe estandarizar la prohibición de créditos. Si una persona tiene ingresos regulares, puede hacer frente a pequeños préstamos de forma progresiva estableciendo unos parámetros a seguir desde el inicio. El prestamista es sólo el vinculo para solventar el problema de liquidez.

En resumen, algunas entidades te dicen que sí es posible tener acceso a los prestamistas privados aunque te encuentres en la lista de ASNEF. Sólo debes consultar la información con respecto al tema, y listo.

Prestamistas de efectivo

Quizás la necesidad que se te ha presentado, es la de contar con dinero en efectivo. Si ese es tu caso, debes saber que los prestamistas particulares también trabajan con dinero en efectivo.

A veces te urge mucho y no puedes acudir al banco en el horario preciso para obtenerlo, y este tipo de opción te puede venir muy bien. ¿A quién no le ha pasado que necesita dinero en el fin de semana y su tarjeta está limitada?. Pues los prestamistas particulares pueden ser la solución para ese problema de liquidez.

La manera en que devuelves el dinero, la puedes seleccionar sin ningún problema y así la puedes condicionar a tu disponibilidad en el momento en que pides dicha ayuda. La verdad, es que es una opción muy ventajosa que cada vez está teniendo más éxito en España.

De allí, en Europa, los prestamistas llevan muchos años a la orden del día, ayudando a aquellas personas con una necesidad momentánea e imperiosa. Gracias a ellos, una gran cantidad de usuarios han podido solventar sus problemas económicos inesperados.

Prestamistas de dinero al instante

Otra de las características que honran a este tipo de transacciones, es que puedes disponer del dinero solicitado en un periodo muy corto de tiempo. De hecho, los prestamistas se encargan de que tu dinero llegue al instante.

Si lo solicitas con tanta premura, es porque el gasto que tienes que afrontar es inminente y no dispones de tal cantidad en ese momento. Por ello, no debes preocuparte, porque tú vas a tardar cinco minutos en rellenar el formulario necesario para la solicitud.

A continuación, los prestamistas revisarán los datos básicos y la manera de devolución del dinero y en tan solo unos minutos lo ingresarán en la cuenta corriente que les has indicado.

Cabe destacar, que los prestamistas suelen trabajar con varias entidades bancarias, para que la transacción del dinero entre cuentas se haga de forma rápida e inminente. De ahí, que se puedan convertir en nuestros aliados, siempre que sea necesario en esos momentos de necesidad que no siempre podemos afrontar.

Olvídate de tener que contar con amigos y familiares. Los prestamistas te darán el monto que necesitas y no te van a pedir ninguna explicación. De esta manera, evitarás vergüenzas y explicaciones innecesarias.