Prestamos Personales Ya!

Qué son los prestamos personales?

Los préstamos personales constituyen uno de los tipos de créditos más solicitados por parte de los usuarios bancarios, ocupando el tercer lugar solamente después de las tarjetas de crédito y las hipotecas. Este tipo de préstamos  se suelen otorgar sin necesidad de constatar el rubro en el cual se utilizará el dinero. Algunas instituciones bancarias ofrecen este tipo de productos pensando en necesidades específicas de sus clientes bajo nombres genéricos como: Préstamos para boda, préstamo para vacaciones, préstamos para renovar tu casa entre otros.

Algunos se encuentran enmascarados como préstamos de nómina. Este tipo de créditos puedes solicitarlos directamente en el banco en el que tu trabajo paga tu salario mes con mes. Al contratar este tipo de crédito, das la autorización al banco de descontar en automático mes con mes el monto del préstamo. La tasa de este crédito es más baja, ya que el banco está seguro que podrás pagar lo que solicitas ya que conoce los movimientos que realizas en tu cuenta bancaria cada mes.

En general se obtienen calculado la cantidad de tu sueldo y se te pueden otorgar entre un mes o hasta6 a 9 meses del total de tu salario mensual. El banco estudia tu situación e intenta otorgar una cantidad de dinero que puedas pagar sin demasiado problemas durante el transcurso del mismo.

En general ofrecen una tasa mucho menor que las tarjetas de crédito, por lo que si tu historial  crediticio es bueno te recomendamos ampliamente preferir esta opción de financiamiento sobre retirar dinero en efectivo de tu tarjeta de crédito.

En general son créditos rápidos, muchas veces ofrecidos por la propia institución cuando tienes un excelente historial crediticio. Se suelen otorgar en menos de una semana y puedes disponer del dinero rápido: se te deposita en una cuenta con la institución y puedes retirarlo sin ningún costo por medio de los cajeros de la institución.

¿Por qué deberías preferir este medio de crédito sobre otros? La institución crediticia en cerca de 99% de los casos ofrece ventajas importantes sobre préstamos informales. El más importante es el seguro en caso de muerte ¿En qué consiste? Pues bien si el préstamo está a tu nombre y se comprueba que falleciste la deuda no se traspasa a tus familiares, sino que el seguro cubre el monto total. Pregunta sobre esto a tu asesor del banco. En España la mayoría de préstamos con asnef, cuentan con esta opción.

Simulador de préstamos: tu aliado imprescindible

¿Cómo saber cuánto pagarás? Muchos bancos tienen simuladores de crédito dentro de sus portales web que te permiten conocer cuánto terminarás pagando al concluir tus pagos. Estos simuladores contienen fechas de pagos, en general los préstamos personales pequeños se pueden adquirir por plazos que van desde los tres meses hasta los 18 meses.

Lo mejor es comparar en la mayor cantidad de bancos posibles, inténtalo con al menos tres o cuatro que se encuentren en tu localidad. Debes saber que entre mayor sea el plazo para pagar más dinero te será cobrado en forma de intereses.

En caso de que tu banco no tenga esta opción (muchas veces solamente tienen simulador hipoteca  dentro de tus portales web) existen otras online que te permiten calcular el monto total. Solamente debes tener a la mano la cantidad de dinero que solicitaste además de la tasa de interés que tu banco te aplicará y sumar otros montos como el costo por apertura del crédito. Obviamente los simuladores de préstamos que ofrecen los bancos son más acertados ya que calculan cualquier costo extra que puede venir en letras pequeñas.

No te dejes llevar por los tipos de crédito rápido que cobran una pequeña cantidad cada mes o semana. Siempre debes estar atento a la tasa de interés que se te cobrarán. Por no leer puedes pagar ¡Hasta el doble del dinero que solicitaste!

El crédito como medio de progreso

¿Le tienes miedo a los créditos? Mucha gente prefiere recurrir a medios informales para adquirir préstamos rápidos. Estos créditos tienen muchas desventajas y solamente siguen  vivos por la falta de cultura crediticia.

Adquirir un crédito rápido con un banco implica una mejora en la calidad de vida actual si el dinero obtenido se emplea con cuidado. Si se usa para curar nuestra salud, mejoras de la casa, el pago de algún tipo de curso de especialización o para tomar unas vacaciones como pago de tu esfuerzo de años de trabajo.

¿Por qué adquirir un crédito? Porque existen cosas que muchas veces no están al alcance de nuestro bolsillo de manera directa: imagina que tu refrigerador no funciona, ¿no almacenarás comida hasta lograr reunir el dinero para comprar uno nuevo? ¡Claro que no! Inclusive esta opción es mucho más cara, ya que te llevará a comprar más comida fuera de casa, gastarás en desplazamiento para ir cada día por los alimentos necesarios en el hogar y perderás tiempo. La solución son los préstamos personales.

Imagina que tu familia, tú o tu casa son una empresa. Quieres hacerte de un nuevo coche por qué el que tienes es viejo, consume demasiada gasolina o su costo de mantenimiento es elevado. El problema es que no tienes una cantidad suficiente de dinero para poder adquirirlo. Nuevamente la solución es contratar un crédito que te permita diferir los pagos a un plazo mayor.  Si las compañías multinacionales piden dinero prestado ¿Por qué tú no habrías de hacerlo?

¿Tienes el dinero pero es lo único con lo que cuentas de ahorros? Entonces un crédito podría ser una opción viable para no descapitalizarte. Imagina que quieres algo que cuesta 50,000$ y tú tienes 50,500$, pero no te quieres quedar sin dinero en caso de una emergencia. Lo que puedes hacer es solicitar únicamente 25,000$ así permaneces con una cantidad guardada segura mientras que aceptas pagar intereses por una cantidad igual, sin el riesgo de gastarlo todo.

El problema que muchas personas tienen se basa en su desorganización. Si olvidas pagar a tiempo esto te va a generar intereses, además de una falta de confianza por parte del banco a largo plazo. Si pides muchos al mismo tiempo y exceden tu capacidad de pago, entonces comenzarás a atrasarte y a pagar más y más hasta que sea insostenible el nivel de deuda. Se dice que no debes tener deudas mayores a 30% de tu salario mensual, ya que afectará tus finanzas.

Un error terrible en finanzas personales es solicitar un préstamo para poder pagar otro. Esto solamente genera un efecto de bola de nieve que a largo plazo terminará por mermar tu capacidad de pago, ahorro y la tranquilidad de tu mente.

Si estas en la situación anterior o bien destinas partes enormes de tu salario al pago de tus deudas acércate con el banco. Al banco le interesa cobrar el dinero que les pertenece y en general pueden reestructurar tu deuda, es decir, crear un nuevo plan de pagos que se adapten mejor a tu realidad económica. A pesar de que puede crear una mancha en tu historial de crédito es en muchas ocasiones la única alternativa.

Los préstamos rápidos como solución a corto plazo

Ahora bien los préstamos rápidos pueden ser la solución a corto plazo para muchos problemas. Ten en cuenta que las tasas pueden ser altas en los créditos rápidos, sin embargo, pueden ser la única solución en casos de urgencia. Si has caído enfermo, tuviste algún accidente o si tu coche se averió este tipo de créditos son los únicos que puedes solicitar para pagar este tipo de cuentas.

La parte positiva es que en la mayoría de los casos son préstamos rápidos, por lo que no tendrás que esperar demasiado tiempo. A pesar de que te encuentres desesperado por obtener un crédito rápido, no pierdas de vista la tasa de interés. Muchas veces en medio de la desesperación, no pensamos en lo que nos costara ese dinero y solo hasta que pensamos más detenidamente notamos que fue una mala elección.

Al final de cuentas puedes notar que es mejor contar con cierta cantidad de dinero guardada en caso de imprevistos, así no tendrás que pagar intereses en caso de imprevistos, mejorando tu calidad de vida a largo plazo.

Calcular hipoteca para tomar decisiones adecuadas

Adquirir una casa es la deuda más importante que cualquier miembro de la clase media hace en su vida. Por esto elegir el préstamo hipotecario ideal es muy importante, ya que estas deudas suelen adquirirse por periodos prolongados de tiempo, pudiendo llegar hasta los 20 años para poder pagar el monto total.

El uso de simulador hipoteca puede ser muy útil para saber los montos que se deberán pagar durante todo el préstamo. Si el banco no lo tiene en su página online, puedes solicitar una simulación escrita en la sucursal del banco de tu preferencia. Debes tomar en cuenta el monto de pago mensual, ya que este dinero estará destinado solamente para este propósito durante un largo periodo de tiempo.

¿Cómo saber cuál es la hipoteca ideal? Deberás ver que su tasa sea competitiva, que el monto de apertura, manejos de cuenta y seguros con los que cuente no sean excesivos y lo más importante que puedas abonar dinero a capital.

¿Qué es abonar a capital? En términos simples quiere decir que después de cubrir tu mensualidad regular puedas pagar un extra. Este dinero suele ir directamente al pago del monto original, lo que te puede permitir ahorrar dinero en intereses.

¿Para qué abonar a capital? Para hacer tu deuda más corta y además para reducir el pago de intereses. Algunos bancos cobran una penalidad por hacer esto, sin embargo, si tenemos una buena suma de dinero vale totalmente la pena hacerlo ya que la cantidad es más barata en la mayoría de las ocasiones al cobro de intereses.

En caso de que hayas adquirido un crédito muy caro puedes recurrir a la subrogación hipoteca en la cual un banco compra tu deuda a otro banco. Al llegar al nuevo banco puedes refinanciar tu deuda y en la mayoría de los casos ofrecen mejores tasas y plazos de pago. Cada vez es más sencillo realizar este trámite por lo que no dudes en preguntar en un banco diferente al que adquiriste el crédito.

Recuerda no atrasarte en este tipo de pagos, ya que en papel la casa o inmueble que adquiriste no será tuyo hasta que completes el pago de la hipoteca, en caso necesario (que ocurre comúnmente) el banco puede llegar a embargar en tu caso.

Los préstamos online han llegado para quedarse

Los millennials cada vez son más grandes y comienzan a solicitar sus propios préstamos personales. ¿Cómo lo hacen? Ellos que aman las tecnologías de la información prefieren claramente los bancos que cuenten con opciones de préstamos online.

Sin embargo, a pesar de que muchos bancos intentan crear una nueva imagen online, han surgido nuevas compañías que otorgan préstamos online basados en la actividad de la persona en las redes sociales.  Estos préstamos se fondean con recursos obtenidos a través de otros usuarios, por lo que se pueden usar tanto para solicitar un crédito como una opción de inversión, que como todas tiene sus riesgos.

¿Cómo funcionan? Piden que actualices tus perfiles de redes sociales y les permitas verlos, si tus amigos ya han solicitado un préstamo es más sencillo. SI eres activo y tienes una cantidad de amigos suficientes sus algoritmos calculan la tasa de interés, que dicho sea de paso es menor a la de la banca tradicional.

¿Lo malo? Los montos son más pequeños y a pesar de que la mayoría son aprobados aún debes conseguir el dinero por parte de otros usuarios. Además debes hacer depósitos referenciados para poder cubrir el monto de la deuda, puede ser un poco más enredoso, pero la ventaja en la tasa de crédito convierte a estos en una excelente opción.

Antes de solicitar cualquier tipo de préstamos online, conoce todas las condiciones que la compañía maneja, ya que al ser nuevas empresas podrían tener letras chiquitas que afecten a largo plazo tu economía.